Educación inclusiva en La Plata

Principio de inclusión

A.P.A.Di.M. árbol

La educación inclusiva se presenta como un derecho de todos los niños y no solo de aquellos calificados como con necesidades educativas especiales (NEE). Pretende pensar las diferencias en términos de normalidad (lo normal es que los seres humanos sean diferentes) y de equidad en el acceso a una educación de calidad para todos. La educación inclusiva no solo postula el derecho a ser diferente como algo legítimo, sino que valora explícitamente la existencia de esa diversidad. Se asume así que cada persona difiere de otra en una gran variedad de formas y que por eso las diferencias individuales deben ser vistas como una de las múltiples características de las personas. Por lo tanto, inclusión total significaría la apuesta por una escuela que acoge la diversidad general, sin exclusión alguna, ni por motivos relativos a la discriminación entre distintos tipos de necesidades, ni por motivos relativos a las posibilidades que ofrece la escuela la inclusión comienza aceptando las diferencias, celebrando la diversidad y promoviendo el trato equitativo de cada alumno. El proceso de inclusión pretende minimizar las barreras para que todos participen sin importar sus características físicas, mentales, sociales, contextos culturales, etc.

Desde esta postura resultan criticables, por su carácter excluyente, los modelos de integración basados en el uso de espacios y tiempos separados para el trabajo con determinados alumnos con problemas. A cambio de ello se favorecen las prácticas educativas y didácticas que no solo acojan la diversidad sino que saquen provecho de ella. Es importante eliminar los sistemas educativos segregativos y propiciar la búsqueda de estrategias, metodologías y espacios incluyentes buscando que el derecho de educación para todos sea una realidad. Actualmente se habla que para que la escuela se vuelva incluyente se tienen que identificar las barreras de aprendizaje y de participación para que los alumnos adquieran el aprendizaje.

Si la heterogeneidad constituye un valor, la homogeneización en la escuela, que a su vez ocurre como resultado de las prácticas selectivas en los sistemas educacionales, es vista desde esta perspectiva como un empobrecimiento del mundo de experiencias posibles que se ofrece a los niños, perjudicando tanto a los escolares mejor "dotados" como a los "menos dotados". Existen diversas propuestas internacionales que muestran estrategias para la inclusión total del alumnado aunque se debe tomar en cuenta que muchas veces debido a las características de los estudiantes la inclusión total no se logra. Sin embargo, hay maneras de incluir y ser incluidos en la dinámica regular de las escuelas como la creación de módulos de aprendizaje, actividades, talleres, espacios extraescolares que propiciarán la inclusión y el aprendizaje colaborativo.

Los alumnos que transitan su escolaridad en sede son aquellos que por diversas circunstancias (generalmente variables sociales) no se benefician con la estrategia de integración.

La propuesta pedagógica se realiza desde los ejes organizadores que se desprenden de la currícula de construcción ciudadana con sus respectivos ámbitos, estructurando los contenidos de las áreas troncales y del taller de iniciación laboral (espacio curricular específico de la modalidad). Esta organización se repite en CFI con la salvedad que en el área laboral transitan los módulos técnicos específicos de las familias de profesiones. En el actual ciclo lectivo se cuenta con dos talleres de servicios generales, línea gastronómica (ciclo básico y superior) y un taller de armado.

Call to action servicio de integridad